Primera parada Quito

Diario de la vida en Noruega

Como muchos de los que me seguís ya sabéis, por circunstancias de la vida, o laborales más bien, tenemos una vida bastante nómada. Hasta hace poco, hemos estado viviendo en Ecuador 3 lindos años y ahorita nos toca mudarnos a Noruega, concretamente a la ciudad de Trondheim. Un cambio radical, del calorcito ecuatoriano al frío nórdico, pero estoy segura que la experiencia valdrá la pena. 

 

 

Mi primera impresión nada más llegar a Noruega, es muy buena, los nórdicos son gente muy ordenada en su vida, y debido al tiempo tan duro que les toca vivir, organizan su vida de la mejor manera que pueden, en torno a éste.

Tienen una costumbre que a mi me parece muy bonita, debido a las pocas horas de luz solar que tienen en invierno, unas 4 al día solamente, en la mayoría de las casas les gusta poner velas, o faroles en la ventana, para dar sensación de luminosidad y que no se vea tan oscuro, con lo cual, si tu caminas por ejemplo por el barrio de Bakklandet verás todas las típicas casitas de madera, con su luz tenue en las ventanas. A mi me parece precioso, como un paisaje de cuento.

Como el invierno es tan largo también tienen muchos hobbies caseros, les gusta tejer, hacer pan y pasteles y les gusta disfrutar de sus casas.

También les gusta la decoración y sus casas son enormemente prácticas, con los distintos ambientes muy diferenciados. Además tienen los espacios  muy bien organizados y todo superbien distribuido,  aquí la famosa gurú del orden, M K no tendría mucho que hacer.

Las casas no son excesivamente grandes como en otros países, pero son cómodas y prácticas, a mi me recuerdan mucho a las casas de Ikea, pulcras y ordenadas, me encantan! en otro post os enseñaré alguna por dentro.

Este barrio de la foto sobre estas líneas es  Bakklandet, y  está situado en el casco antiguo,  es un barrio típico lleno de restaurantes con terrazas al aire libre, donde sirven sus propias cervezas artesanales, y de pequeñas tiendas de diseño muy bonitas, donde puedes encontrar desde preciosas artesanías,  hasta objetos antiguos.

Puedes acceder al barrio por el puente Gamle Bybro o también llamado Portal Lykkens, que es un precioso puente rojo de madera que antiguamente era levadizo.

 

El barrio es muy visitado por estudiantes, turistas y empresarios que van a comer al pequeño local de sushi, o en algún coqueto bistró donde te sirven la comida típica, siempre acompañada de su deliciosa cerveza.

En este barrio, en Brubaken, exactamente,  también puedes ver el famoso ascensor de bicicletas, llamado Trampe,el primero que existió en el mundo . Consiste en un carril donde te enganchas  y te sube, toda la colina, porque aquí también hay unas cuestas bastante considerables.  

Sobra decir, que la bicicleta es uno de los principales medios de transporte en la ciudad. Las puedes alquilar en la calle,  y también puedes contratar un  tour que te llevan a visitar la ciudad en bici.

Además,  aquí  respetan muchísimo  a las bicis,  ya que, cada uno tiene su carril y  es una ciudad con más bien, poco tráfico, mucho transporte público, bicicletas por todas partes,  y coches eléctricos es lo que te puedes encontrar.

La ciudad se asienta en una península,  en la desembocadura del rio Nidelva, al sureste del Mar de Noruega.

Trondheim es la tercera ciudad más poblada del país, con unos 190.000 habitantes. Antiguamente se la llamaba Nídaros o Trondhjem y durante la Edad Media fue, aunque por poco tiempo, capital del país y sede arzobispal también.

 Su famosa catedral, llamada Nídaros, de estilo gótico y una de las más importantes de Europa, es un importante lugar de peregrinación de todo el norte de Europa , gracias a la increíble conservación del cuerpo del rey Olav que está enterrado allí, y además, también es visitada por peregrinos de otras partes del mundo. 

La catedral fue sede arzobispal desde 1152 hasta 1537 y se ha convertido en la capital espiritual de Noruega.

 


 

 

 Y ahora un poco de historia de la ciudad…

Trondheim era la capital del reino de Trondelag y fue fundada en el año 997, por el rey vikingo Olaf Tryggvason, la ciudad se llamó Nidaros en un principio. El rey Olaf estableció aquí su residencia oficial, en la desembocadura del río, y durante un tiempo, Trondheim fue capital de Noruega.

El rey Olaf, también llamado el Santo, fue sepultado en una pequeña iglesia, que más tarde se convertiría en la catedral de Nídaros.

La ciudad sufrió 3 importantes incendios, en muchos de los cuales fue devastada casi por completo. a raíz de esto el rey Christian V ordenó el diseño de un nuevo plan urbano, que consistía en calles más anchas para así, prevenir futuros incendios, y al mismo tiempo le dio a la ciudad un aspecto más atractivo para posibles inmigrantes.

El barrio de Bakklandet fue el primer suburbio de Trondheim, situado en la orilla oriental del río Nidelva. La ciudad tuvo una importante influencia comercial marcada por familias de inmigrantes venidas de Holanda y Suecia, de hecho Trondheim y todo el Trondelag pertenecieron a Suecia entre 1658 y 1660.

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, Trondheim fue ocupada por las tropas nazis desde abril de 1940 hasta mayo de 1945, y fue en esta ciudad donde se firmó la capitulación de las Fuerzas Armadas Noruegas. 

Espero que os haya gustado, y tú has estado en Noruega?  Conoces alguna curiosa costumbre? Déjanos tus anécdotas o comentarios! Besos!!

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. nuriasua dice:

    Estupendo reportaje muy bien explicado, echo de menos más fotos

    Me gusta

    1. Gracias Nuria, te compensaré en próximos post!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s